Manchas

El láser para las lesiones pigmentadas consiste en aplicar un disparo de radiación muy intensa pero corto. El láser choca contra la piel y provoca la ruptura de las bolsitas que contienen el pigmento (melanosomas). De esta manera se eliminan las manchas de forma eficaz, siendo un tratamiento seguro.